Cerámica Francesa

HISTORIA

La historia del arte francés incorpora una vasta gama de especialidades. Pionero de este desarrollo fue Luis XIV, que durante su reinado lanza una cruzada para dar a la cultura francesa un impulso no antes visto, logrando mostrar al mundo europeo que sus arquitectos son geniales y sus artesanos eximios ebanistas. El legado de Luis XIV (también conocido como Rey Sol), continua en manos de su nieto, el rey Luis XV, que a alrededor de 1755 establece un centro productor de porcelanas en Sèvres, cercana a París, con el propósito de abastecer los requerimientos de la corona. Maestros del arte plástica francesa se congregan para crear piezas de cerámica fina, especialidad que luego se extiende a otros artesanos de diferentes localidades. 
El estilo Rococó, en proceso de extinción entre los franceses, revive por un tiempo más en la porcelana de Luis XV, incorporando colores vivos y brillantes al nuevo estilo neoclásico romántico en boga. Desde entonces, la cerámica de Francia goza de gran prestigio en todo el mundo por su alto estándar de calidad, originalidad de formas e innovación permanente de su decoración.

Comienzo

Hay evidencia de ceramistas valencianosde España a Francia central, alrededor de 1332,para producir barro cocido vidriado al estaño.También hay evidencias de que ceramistas musulmanesdonde hicieron cerámica vidriada al estaño.Cerámica y Porcelana Antigua de Francia

La historia del arte francés incorpora una vasta gama de especialidades. Pionero de este desarrollo fue el rey Luis XV, que a alrededor de 1755 establece un centro productor de porcelanas en Sèvres, cercana a París, con el propósito de abastecer los requerimientos de la corona. Maestros del arte plástica francesa se congregan para crear piezas de cerámica fina

Vaso para flores manufacturado en Sèvresprobablemente por el maestro Jean-Claude Chambellan.Circa 1772.Algunas de las primeras mayólicas francesas, conocidas en Francia como fayenza,estaban decoradas con dibujos geométricos pintados en verde cobre y morado de manganeso y eran de estilo similar a las cerámicas italianas primitivas.

Estaba basado en el trabajo de los grabadores ornamentales y los plateros y los dibujos se pintaban principalmente en azul, sobre fondo blanco. En los dibujos, que se pintaban sobre formas finamente moldeadas, se introdujeron cortinajes, follajes y otros motivos del Renacimiento.

En Nevers, Francia central, se estableció una industria, a finales del siglo XVI, que desarrolló un estilo naturalista de decoración, en el que se pintaban pájaros y flores salpicados en azul y blanco sobre un fondo blanco o amarillo pálido. También se imitaron los dibujos pintados sobre porcelana azul y blanca importada de China.

A finales del siglo XVII la industria en expansión floreció en Rúan y desarrolló un estilo decorativo único, conocido como «estilo radiante».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *