Ceramica Arabe

 

Aquí te compartimos un poco de informacion que te hara apreciar diferentes maosaicos y azulejos, hoy en día existen en diferentes partes del mundo una variedad amplia pero en esta ocasion nos  enfocaremos un poquito en la ceramica arabe.

Todas las vasijas hechas por los ceramistas islámicos tenían uso principalmente en la vida diaria de un musulmán, y las cualidades de las vasijas raramente se valoraban por su belleza. Pero cuando las vasijas chinas finamente hechas, especialmente las porcelanas, se importaron al Islam, fueron emuladas por los ceramistas árabes que las imitaron y copiaron, a veces servilmente, utilizando técnicas de cerámica diferentes, antes de añadir sus propias ideas.

Toda la cerámica hecha por los ceramistas musulmanes se cocía a temperaturas de barro cocido, las cuales eran inferiores a las necesarias para la loza y la porcelana. No existían los conocimientos y las primeras materias necesarias para cocer vasijas a temperaturas más elevadas y se hicieron muchos experimentos intentando imitar la blancura de la porcelana china con temperatura de barro cocido.

Los resultados de estos desarrollos no se limitaron al Islam, sino que iban, con el tiempo, a afectar toda la cerámica de Occidente. El uso de vidriado blanco opaco de estaño, con decoración pintada de color, así como el vidriado al plomo sobre engobes coloreados, fueron procesos que se extendieron a través de Europa; la primera técnica a España e Italia y luego al resto de Europa occidental; la última, a Europa a través de Bizancio e Italia.

Con la entrada en la Península Ibérica del pueblo árabe, se fusionó en Al-Ándalus la alfarería de origen tardorromano (tartésico, fenicios) con la de los pueblos bereberes y más orientales como iraquíes, persas, e incluso de influencia china. El periodo paleoandalusí, ​está comprendido entre el siglo VIII y finales del siglo IX, dentro del emirato Omeya, y supuso un enriquecimiento sobre todo en formas y técnicas. ​ Propiciaron tal desarrollo el aumento creciente de la población en las ciudades con la formación del califato. El producto ejemplar resultante son las lozas decoradas en Medina Elvira y Medina Azahara, para uso en el servicio de mesa.

Asimismo, los talleres se hacen profesionales desbancando la producción más casera.

La cuerda seca es una técnica conocida desde época omeya y plenamente desarrollada en al-Ándalus en el siglo X, en la que la separación de los colores (motivos decorativos) se realizan con líneas elaboradas con una mezcla de aceite de linaza, manganeso y materia gorda que evita que haya mezcla de colores durante la aplicación del cocido. Ejemplos de decoración usando la cuerda seca como elemento en la arquitectura pueden encontrarse en la Zawiyya de Sidi Qasim Jelizi, en Túnez.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *